jueves, 30 de mayo de 2013

DESACUERDOS MATRIMONIALES Y DEMÁS MALENTENDIDOS...

Boas noites amig@s!

Ya es juernes, así que un último empujoncito y venga, semana finiquitada.

El post de hoy va sobre matrimonios. Bueno, matrimonios, parejas, allegados, arrejuntaos, llamarlo como queráis.

El otro día me decía una amiga que había tenido una disparidad de opiniones con su costilla. Nos ha pasado a todos. En mi caso, yo no lo llamaría disparidad de opiniones, es más, no se, yo me convierto en una mezcla entre bestia parda y depredador, esperando saltar sobre su presa. Menos mal que es bastante difícil llegar a ese límite.

Realmente, yo creo que los hombres y las mujeres somos lo más distinto que hay en este mundo. En todo: gustos, aficiones, opiniones, manera de contar UNA misma historia… aún así, estamos condenados a entendernos.

Una de mis mejores amigas está casada con un chico encantador. El chaval es majísimo, sólo tiene una pega: es una persona despistadísima.
Un día, fue al trabajo de ella y le dijo que había comprado una merluza. Ella le dijo que bien, que la metiese en la nevera al llegar a casa. Mi amiga trabaja hasta tarde. Llegó a casa y su marido estaba durmiendo. Todo normal. Ella se metió en la cama. Al cabo de un rato, ella calculó como 3 horas o así. Se despierta sobresaltada por que había notado algo en las piernas. Cual era la sorpresa? La merluza también estaba durmiendo con ellos, en el medio de la cama, allí, calentita. Lo peor no fue eso, fue el olor que quedó en la habitación, aún después de hacer una limpieza a fondo. Dudo mucho que a una mujer le ocurriese algo así. Imagino que alguno pensará: a las mujeres les ocurren cosas peores, puede ser.

El otro día, el de la excursión, estaba hablando con una mamá con la que me llevo muy bien. Le comento que con el frío que he pasado me voy a tomar un chocolate para entrar en calor en cuanto llegue a casa. En mi caso, el chocolate me da muchísimo calor. Después me meto en la cama y empiezo a darle con los pies a las sábanas, mantas, edredón… y mi costilla, que duerme tapado hasta en verano, empieza a jurar en hebreo, aunque yo sigo pataleando. A lo iba, me dice esta mamá, ay yo no me puedo destapar mucho, por que en cuanto lo hago el otro piensa que tengo mucho calor ( o que estoy caliente) y venga a ello, que el quiere todos los días! Jajajajaj y yo me partía. Sobre todo, por el modo en que interpretamos las señales unos y otros, que se parecen tanto como un huevo a una castaña.

Después está el tema de preguntar. Una de las últimas veces que fuimos al centro comercial, metimos el coche en el parking. Acabamos de hacer la compra, salimos los cuatro del súper. Yo cargando con el carro, la mínima sentada en el carrito, las otras dos agarradas cada una de un lado, el carro a tope que me decían mis hijas: ojo: columna, ojo: coche, ojo… por ojo. Vale. Empezamos a andar por el parking y el coche no aparece. Y yo con el carro a tope y las tres niñas enganchadas a él. Encima el puto carro que se tuerce para la derecha, con lo cual estaba haciendo una fuerza en relación a la gravedad que… (Bueno todos os sabéis la fórmula). En esto, que a mi me da la risa, una risa bajita al principio, pero después me partía. Y le digo: pues mira que es bonita el parking este eh? Podías haber pedido un plano, para ir observando la variedad de coches y así también pasábamos el rato. El cada vez más enfadado. Al final, muy al final, apareció el coche. No habría sido más fácil, pararse un poco y localizar algo que nos situase? Que conste que él se orienta muy bien, esto fue una excepción. La inútil, en este caso, soy yo.

Y bueno, hoy me despido que tengo la espalda RO-TA. Sabéis por qué? Ayer me quedé dormida en el sofá. Me puse a ver “Españoles en el Mundo” y se acabó. Me he despertado a las 7 y claro, para media hora, pues me he quedado donde estaba. Creéis que mi costilla me vino a avisar? No. Le he dicho que se la guardo. Admito sugerencias de cómo cobrarme el despiste.

Hoy me despido con este chiste, que me parece que ilustra muy bien lo explicado, jajajaja.



Bikos y muxus, de corazón. Agur!

2 comentarios:

  1. Hay isa, como te entendemos TODAS!!!!!!!No se puede ser más diferentes en todo. Mi marido siempre me dice que está seguro que se entendería mejor y tendría más cosas en común con una china que conmigo, que es alucinante, pero es que.... la parte del cerebro que domina la lógica para mi que está muy mal repartida entre los hombres y las mujeres, y no quiero decir quien gana o pierde, allá cada uno.
    no sé que decirte de castigo pero estoy segura que tu sabrás tomarte bien la revancha.
    Un beso, que sigo con el guarrano.

    ResponderEliminar
  2. con lo lista que eres no te costara mucho pero nos lo cuentas .agurrrrr

    ResponderEliminar