miércoles, 15 de mayo de 2013




DESPUÉS DE UNA SESIÓN DE PELUQUERÍA, TODO SE VE MÁS RELAJADO…

Boas noites amig@s!

Que tal llevamos el ecuador de la semana? Aquí casi la estamos finalizando, por que el viernes es el día de las letras gallegas y es festivo en la comunidad. Espero que a mis fedellos no le de por hacer el gallo y levantarse a las 7…

Bueno, hoy he tenido sesión de peluquería, a domicilio. Sí, por que la peluquera es Silveira, mi hermana, y hoy ha venido hasta casa y me ha dejado “empatenada”. También me ha echado la bronca, por que dice que tengo unas uñas que dan vergüenza, y tiene razón, y que si pienso que esa es la forma en la que voy a empezar a cuidarme y a mira más por mí, prometo propósito de enmienda.

Por la mañana me he llevado el susto del día, bueno del día, la semana, el mes… Resulta que he puesto la lavadora, como todos los días, y cuando estaba centrifugando he notado un ruidito raro…  me he quedado esperando pero al final eran ideas mías. El por que me he llevado el susto del día os lo digo ahora.

Hace como 8 ó 10 meses se estropeó la lavadora. Vino el técnico y me dice: me la tengo que llevar, te costará como 150 € o a así, casi me da un pasmo circulatorio. 150 €? Que va a hacer, ponerle las piezas de oro? Se la lleva y me llama al día siguiente. 220 euracos! Yo empecé a hiperventilar, la boca seca, el estómago revuelto… le digo al técnico: que viene, con tele de plasma tamaño XXL incorporada o sólo trae un TDT? De verdad, que mal rato. La lavadora es buena, me dice él, y yo creo que merece la pena arreglarla…. Al final la arreglé, con gran dolor de corazón y descalabro en la economía doméstica.

Ahora, cuando queremos emociones fuertes, nos sentamos los 5 en unas sillas de playa muy cómodas que tenemos a ver como centrifuga la lavadora a 1100 r.p.m. Que vida más vertiginosa  llevo, eh? Pues es lo que hay.

Hoy ha estado mi ahijado en casa, y junto con la mínima, me han dejado la sala tal que así:








Sí, yo tampoco entiendo esa obsesión de los niños por tirar todo, por que a la hora de recoger… esa es otra historia.

Y con esto y un bizcocho… bikos y muxus para tod@s, de corazón.

1 comentario:

  1. Lo tuyo es un no vivir sin fin! Ya sabes que a lalavadora hay que mimarla, llevarla de vacaciones, darle buenas cremas,... a mi cuando me dicen que esto merece la pena arreglarlo hay veces que me matan porque estoy esperando tener la ocasión propicia para cambiar algunos electrodomésticos, pero claro, si tengo pasta en ese momento.
    Lo que estoy pensando es que hay que joderse con la sabiduría doméstica, yo los ruiditos del motor del coche no los oigo o entiendo, pero de la lavadora, nevera, minipimer y demás bichos los pillo al vuelo, !que jodido ser ama de casa!

    ResponderEliminar