jueves, 6 de junio de 2013

A VUELTAS CON EL IDIOMA, AGAIN…

Gabon amig@s!

Día completo donde los haya. Completo por que me he jartaó de reír, con lo cual ha sido un día provechoso y aprovechado.

Ya he escrito en algún post, las múltiples acepciones que tiene nuestro vocabulario. Hoy el tema del que os voy a hablar me lo ha recordado mi hermana Silveira esta mañana.

Como os he comentado en alguna ocasión, mi madre es muy “sui generis” y tiene una forma de funcionar a parte. Pero, antes de hablaros del idioma de mi madre os contaré que esto debe ser universal, por lo menos algunas palabras.
Ayer viendo Sálvame, sale una espontánea para echarle la bronca a Lidia, que como tiene poco con los compañeros le salen amigos de todas partes, y decía la señoriña: es que tu tienes este pograma, y con este pograma, pues eso, este pograma… claro que también he escuchado cocretas (con lo difícil que es de pronunciar) y mondarinas (desconozco si es por que se mondan…).

El tema: mi vieja. Ella tiene un diccionario particular. Es complicado entenderla, por que entre lo rápido que habla, y que le mete la s a todo… pues eso. Ella le llama Carricú al Carrefour (aunque la última vez se confundió y me dijo puticlú), Aduardo, por Eduardo, y como ella es muy viajada, por restaurante dice restorant…. Ja, a joderse con mi madre!
Hace años tuvimos un accidente de coche, antes de darle el alta fuimos a la clínica, que pagaba el seguro del coche por supuesto, para ver si le daban el alta o no. Mi madre empieza a decir que ha notado mucha mejoria con el fisio, pero que necesita más por que tiene (al loro): 2  PÉRTIGAS APLASTADAS… bueno yo no se en que me puse a pensar, en algo macabro fijo, las pértigas a las que se refería son las vértebras.
Al salir de la consulta, le dice mi hermano: las pértigas que eran, para las próximas olimpiadas o en plan aficionado? De verdad que esto no es coña. Y a mí guardar la compostura… pues me cuesta mucho y más.
El caso es que la cosa no acaba aquí. El otro día va a casa de mi madre un tío mío, hermano de mi madre. Están hablando de esto y de aquello y le dice que se tiene que operar, de qué? De las pértigas! Y lo pronunció así, tal cual. Es por ello que pienso que es genético. De momento ya estoy en la labor de enseñar a mis fedellos a diferenciar P y V. Para empezar nada más.

Y por hoy, chao, chaito. Ah, hoy he estado de agricultora, y he plantado estas lechugas. Que esa es otra. Cuando llegué aquí me decían: voy a comprar ensalada para plantar. Para plantar? La ensalada se hace en casa! Era lechuga. Se comprar lechuga y le llaman ensalada… inexplicable…

Pues eso, que como no soy muy buena con la tierra, ya han salido las pegas: está muy separada, no le has quitado las hierbas… ya pero ahí está.



Bikos y muxus, de corazón. Agur!

2 comentarios:

  1. De verdad que tu madre es única, pero me preocupa tanto tanto que todas acabamos como nuestra madre.... te cuento "palabras" de mi madre, que aquí donde vas a leer era una señora que había estudiado magisterio y trabajó toda la vida como administrativa, en fin.... te cuento:
    Los domingos si nos faltaba algo lo compraba en el VISPPPP (Vip´s),mi padre llevaba calzoncillos de San Emenegildo (Emenegildo Zegna), cuando llovía ponía el pichiclís (chubasquero), cuando compraba calzoncillos para mi hermano y el chico del corte inglés le preguntaba la talla, ella, con un par, le miraba la entrepierna y decía moviendo la mano: puesssssssssss más o menos como tu.
    Otra vez estábamos en la calle mi padre, mi madre y yo y se encuentra mi madre con una asegurada (ella trabajaba en inspección médica en la seguridad social) y la señora se pone a llorar diciéndole que como se había quedado viuda hacía UN AÑO, lo estaba pasando muy mal, y le dice a mi madre, que le voy a contar a usted que también está viuda y mi madre delante nuestro (marido y dos de sus hijas) le contesto: pues si, si... MANDA HUEVOS, mi padre y nosotras partidos de risa y mi madre como si fuera lo más normal del mundo lo que había hecho.... Pues así todo.
    Por último te voy a contar lo que nos digo cuando sabía que estaba muriendo: "que mala suerte, eh?", nosotras pasamos de llorar a reir en un segundo, de película, vamos.
    Besos y gracias por tus entradas.

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué te voy a decir que tú no sepas y no te haya dicho ya???.

    ResponderEliminar