sábado, 1 de junio de 2013

AQUELLOS DÍAS DE  PLAYA…

Boas noites amig@s!

Como estamos pasando el sábado? Unos mejor que otros no? Pues como siempre.

Hoy vamos a hablar de la playa, ya que aquí ha salido un rayito de sol y mis hijas ya están  que cuando vamos a la playa. Claro que mis hijas ven sol en enero y me preguntan si pueden llevar manga corta….

El año pasado también fuimos pocas veces, por que el tiempo no acompañó mucho. Y cuando hacía buen tiempo teníamos que trabajar. Si, ley de Murphy.

Una de las veces fuimos toda la familia. Dijimos: vamos pronto y pasamos allí todo el día, con los niños. Bien. Dice mi madre no llevéis mesa, que ya la llevo yo. Genial por que nosotros con 3 niñas parece que en vez de a la playa nos vamos de mudanza. Dios mio cuanto trasto!.
El caso es que llegamos a la playa y al abrir el maletero para sacar las cosas…. Damevenenoquequieromorir! Mi vieja había metido en el coche la mesa más andrajosa que puede existir. Vieja, oxidada, sin color. Por que no metió la otra? No se, debe ser que la guarda para los domingos.

Llegamos a la playa y buscamos un sitio con sombra. Dejamos la mesa, las sillas y las toallas y decidimos ir a dar un paseo. Pregunta mi madre: no nos robaran la mesa? Si hija, a ver quien va a querer esa reliquia…. Es más, le digo yo, me parece que en 100 metros a la redonda no va a ponerse nadie a nuestro lado, con semejante ajuar.
Así es mi madre, que después se mete en el agua, y se tumba donde le da el agua por la rodilla, empieza a bracear y dice que está nadando. Pues vale, Esther Willians, quien te va a decir a ti que no.

Aquí, en muchas de las playas a las que vamos, hay almejas y berberechos. En la playa se pueden comer directamente de la arena, o eso pensaba yo. A mi niña mediana le encantan los berberechos. Un día estábamos sentadas a la orilla y le íbamos dando los que encontrábamos. Vino el vigilante y me dice: señora que hace? (estuve a punto de decirle: cagando, pero lo pensé mejor, por lo de la autoridad…) no sabe que está prohibido coger marisco? Son para comer, le digo yo. Para comer son todos… efectivamente, el homiño tenía razón. Los que venden en la plaza no son para hacer collares no? No me imagino yo con un centollo de collar. O con dos bogavantes de pendientes. Aunque sobre gustos….

Y hoy ya me despido, que mañana mis niñas van de comunión (invitadas) y aún me quedan muchas cosas por hacer.
Ah, para terminar os dejo esta fotito de una buena señora que por la postura, creo que va a ser la próxima chica Martini,  lo del dedo en los labios lo hace bastante bien, no?



Bikos y muxus de corazón. Agur!

 PD: de este post, en un futuro cercano, habrá segundo parte, se me han quedado muchas cosas en el tintero...

3 comentarios:

  1. no deja de sorprenderme tu madre, tenía que haber conocido a la mía, cada una en su estilo son únicas, pero atenta,..... cuidadín que de aquí a 20 años sin darte cuenta de como ni porqué descubrirás que te has vuelto igualita, que se te vaya haciendo el cuerpo!
    Muy bueno tu pensamiento hacia la autoridad, esta bebiendo agua y casi la escupo en el teclado.
    Gracias por estos momentos diarios, de verdad.
    Besos y me voy a tomar un ibuprofeno que llevo un dolor de piernas que flipas (será el estar sentada en la playa hasta las 7 que me ha dejado molida)

    ResponderEliminar
  2. Veo que mi madre no es la única que guarda reliquias y que no le da vergüenza ninguna enseñarlas jajaja, vivan las madres seguras de sí mismas!!!!
    No he parado de reír!!!!
    http://cosasbutterflies.blogspot.com.es/?m=0

    ResponderEliminar
  3. Pues no se pueden coger por dos razones:
    La primera...que no están depurados y entonces sí que te podrías estar cagando (o algo peor)con el paso de las horas.
    Y la segunda...que esos berberechos y almejas, le han costado su dinero a las mariscadoras...porque por desgracia, nuestras rías ya no son el rico vergel que fueron y todo ese marisco hay que sementarlo...es decir, las cofradías de mariscadores tienen que invertir su dinero...para poder tener trabajo...

    Un saludo...cada día me río más con tus publicaciones

    ResponderEliminar