domingo, 30 de junio de 2013

DE AQUÍ A SER CHICA “VICTORIA SECRET”…

Boas noites amig@s!

Ayer día de relax total, hoy he dormido como una niña. Buena falta me hacía, todo hay que decirlo.

Vamos a ello. El otro día, en un post, os hablaba de una crema facial para la cara que a mí me iba muy bien. Charo dijo que se tenía que empezar a cuidar, que ya estaba bien de dejarse. Bien. Ayer me manda esta foto:



Le digo yo: joder, que moderna, uñacas de negro. Me dice ella: oye, que es “azul noche”. También podía ser verde morcilla. Pero Charito, con tal de buscarme las cosquillas… jajjajj. Le digo yo que generalmente en las manos llevo el rosa de manicura francesa, que me encanta, pero sin la tira blanca. Y en los pies rojo putón.
Vale. Una vez que dejamos el “guasapeo” pienso “pa´dentro” pues tiene razón la jodía que hay que cuidarse.

Empiezo. Le digo a mi marido: cari, dónde está el cortacésped? No va muy bien, desde la última vez. Pensaréis que iba a empezar a hacer algún tipo de gimnasia para modelar los brazos y para eso quería el cortacésped. Pero no. Error. Lo quería para esto:



Si, parece que me he dejado un poquito. Al no estar operativa la maquinita, pienso en hacerme la cera. Lo único malo es que tendré que extenderla con el rodillo de amasar, por que diréis lo que queráis, pero el tema ese de las bandas depilatorias “fáciles de usar” ,UNA MIERDA!. Que no quedan más que pegotes, nunca soy capaz de hacerlo uniforme, y no digamos si se pilla un pliegue (de la ingle, por ejemplo) que te cagas en to´lo que se menea. Y te acuerdas del inventor de Veet y de su prima la tonta. Por que algo así, lo tuvo que inventar un tío fijo. Si no, a que tanto esfuerzo para un resultado tan chungo que al final tienes que ir al centro de estética.

Sigamos. En mi afán por “cuidarme” entro a comprarme una máscara de pestañas. No soy mucho de maquillarme, generalmente voy con la cara lavada, pero había una oferta en una tienda de cosmética que se llama “Kilo”. Las hay en muchas ciudades. Nunca había entrado, y me quedo ojiplática. Veo a dos dependientas jovencitas. Pintadas (si, por que a aquello no se le puede llamar maquillarse) como la cantante Kimera (os acordáis?).  OH Mother Mine! Por que llevaban aquellos verdes en los ojos? Tan pastosos que parecían que se lo habían untado con una paleta de albañil. La raya del ojo, marcada a fuego, que seguro que a alguna les subieron las dioptrías mientras se la estaba haciendo! Me decido por una máscara normal. No quiere waterproof? Está de oferta. Si waterproof, y después para quitármela me tengo que limpiar la cara con aguarrás, que el tónico y la leche no llegan. No gracias, le digo. Mire, continua ella, tenemos a juego este lápiz de ojos, y además esta sombra, que hace que con este perfilador…. Dejé de escuchar. Vamos a ver. La máscara de ojos es negra, el perfilador también. Que coño es eso de  “a juego”? a ver si va a ser azul noche, y yo sin enterarme. Me agobian las dependientas que están encima del cliente: quiere, quiere, quiere… NOOOOOOOOO! Y si quiero algo, ya te preguntaré. Entiendo que es política de empresa, pero los directivos deberían darse cuenta de que un cliente agobiado, no vuelve al local.

Bueno, me voy a ver si los muelles del sofá siguen en su sitio. Hoy quería ver el partido, y me he tomado 3 “cafeses” no creo que aguante, pero lo intentaré.


Bikos y muxus, de corazón. Agur!

2 comentarios:

  1. Querida amiga, vamos al meollo, tu no necesitas unas bandas de cera, necesitas que vengan los guardabosques y hagan una quema de rastrojos o como se llame eso en tus piernas, yo me pregunto... y las ingles? y el bigote? porque tu si quieres te puedes hacer rastras!
    Mira por donde, vas a poner de moda la mujer barbuda, el hombre lobo y bigfoot, todo en uno.
    Habrás de saber que después de 48 horas con mis uñas pintás aún siguen en pie, no se han estropeado a pesar de tener que fregar los platos y tal (que tampoco me hernio, eh?) porque en mi casa el único friegaplatos que existe es el Fairy, ese si que no lo cambio por ná.
    Ahora vamos a tocar el "le puedo ayudar en algo?" siempre me dan ganas de decirles pues si mira, ya que lo preguntas déjame llevarme todo lo que quiero sin pagarlo y además llévalo tu a mi casa y me traes la comida hecha, pero claro, me callo y toda dientes le digo: no gracias, estoy mirando.... si necesito algo ya te digo...; traducido al castellano: mira guapita de cara, déjame mirar a gusto y sin espionaje que me cortas, que esto parece un examen en la universidad cuando se me ponía el catedrático en el cogote, que estrés!
    Por cierto, aprovechando que el Ebro pasa por Zaragoza te cuento: en un examen de dibujo lineal en junio me pongo al final del aula a intentar el milagro, pasan las horas y yo, sudando tinta china y devanándome los sesos pensando y dibujando noto que el catedrático se me pone detrás, con to su aliento en mi cogote y me dice: cuando acabe el examen ya verás que regalo te he hecho, yo sólo de pensar que me estaba mirando me estaba cagando en tó lo cagable y le dediqué una sonrisa de compromiso (tenía 20 años pero no tenía el desparpajo y la mala lait de ahora) y seguí dibujando, total, acaba el maratoniano examen y mirao a mi espalda en el encerado (era un aula gigante con encerado en el frente y en la pared contraria) y me encuentro con un ramo de flores gigante dibujado en la pizarra con tizas de colores. Imagina el recochineo general que hubo aquel día con las florecitas de las narices.... total pa qué? pa ná porque me suspendieron para septiembre. Cuando fuí a decirle al "pintor" que como me suspendía me dice el mamón: "mujer tu no te preocupes, sabes dibujar, ven en septiembre y ya está, que apruebas". Jódete con el figura!
    Y ahora dime, que tenía que ver esto con unas uñas pintadas? Pues eso, que estoy senil...

    ResponderEliminar
  2. Tías, sois la caña!!! Como el fútbol está perdido... cuidado no caigan mas goles... me dedico a leeros, y me mondo, de verdad!!!

    ResponderEliminar