lunes, 3 de junio de 2013

O HACE UN FRÍO QUE TE TITAS, O HACE UN CALOR QUE TE TORRAS…

Gabon amigos!

Cómo hemos empezado la semana? Yo fatal, espero que no sea un preludio de lo que me espera. La he empezado fatal por que me he quedado dormida. Y eso si que es algo raro, por que generalmente, me despierto un poco antes de que suene el despertador, pero hoy… después las prisas. Hemos tenido que llevar a la niña al cole, por que el bus pasa a las 8.20 . a la mediana, con lo que le cuesta despertar, para apurarla casi me da algo… en fin, corriendo desde primera hora.

Hoy ha hecho un calor extraordinario. Con deciros que me he tomado el primer café con hielo! Me encanta el café así, pero tiene que hacer mucho, mucho calor.
Fijaros si haría calor que cuando he venido de tender la ropa estaba como si me hubiese bebido la Rioja entera. No veía nada, por el sol, y me daba vueltas todo. Cualquier día llega mi costilla y me encuentra con los brazos levantados pegada al alambre, seca, como la mojama.

Hablando de secar, me acabo de acordar de una vez que fuimos a Muxia, que es un pueblecito costero de A Coruña. Es precioso. Bien pues fuimos a pedir información en la oficina de turismo para ver que cositas interesantes había por allí. Sale la chica con nosotros y nos lleva a un descampado en el que había una especie de tendales de madera, y nos dice: estos son secaderos de Congrio, es una pena que no sea ahora el tiempo, para que pudieseis verlo. Sí, es una pena, lágrima como puños me caían por la pena de poder ver a los bichos abiertos en canal.

Hoy en la tela, he visto un reportaje a cerca de lo depravada que es la vida en Ibiza, fiesta y drogas. Pues vaya, han descubierto la pólvora. Ya no saben con que rellanar los programas. Lo único que me ha sorprendido, y mucho, es el precio del botellín de agua: 9 €. Pero por favor, que te dan noches de hotel gratis con cada consumición? Si me cobran 9 € por una agua me da un siroco. Claro que imagino que los que van a Ibiza no serán pobres como yo. Bueno yo soy pobre de dinero, pero rica de cariño, amor y espíritu. Así que no les envidio nada.

No les envidio nada entre otras cosas por que nunca he sido mucho de discotecas. No os confundáis, a mí me ha encantado salir siempre, pero preferia ir de bares tomando algo, y no estar 5 horas metida en el mismo sitio, que después sales de allí gritando como una loca, por que los altavoces te han dejado los oídos que parece que tienes dentro las maracas de Machín.

Recuerdo que donde yo salía en Bilbao no había apenas discotecas, eran casi todas pubs. Un día decidimos ir. Ya en la puerta me dice el tío ( un gorila más feo que el Fary comiendo limón): tú no puedes entrar? …. Por?, le pregunto. Llevas zapatillas. Y que pasa? Que hay barro? Menudo gilipollas! O sea yo no podía entrar con mis zapatillas, pero cualquier otra que fuese adornada como un árbol de navidad, mientras llevase zapatos, si que podía. Hay que joderse! Mucho tiempo después entré, y me di cuenta de que no me había perdido nada: la música era más mala que pegar a un padre, no se podía  fumar en la pista, no te podías alejar de la barra con el vaso. Pero que mierda es esto, una discoteca o un convento de clausura? Anaconda se llamaba, y serpientes no vi ninguna, pero pulpos… no digo más.

Hoy como colofón, os diré que estoy pensando en terminar de arreglar mi baño, que por falta d e presupuesto está con lo mínimo, y estaría bastante bien algo así, que creeis? jajajajaj




Y hasta aquí por hoy. Bikos y muxus, de corazón. Agur!

1 comentario:

  1. Hola Isabel
    Cuanto tiempo sin pasarme por aquí, pero con tanto ajetreo.
    Yo también soy mas de bares (que borracha, jjjjjj) y si también me gustan las discotecas, pero la musica esta tan alta!!!
    Besos

    ResponderEliminar