martes, 11 de junio de 2013

SIEMPRE, SIEMPRE, CON EL TIEMPO JUSTITO…

Boas noites amig@s!

Hoy no iba a escribir post, por que tengo que hacer un montón de cosas antes de irme a dormir, pero como después algunos me preguntáis, y yo os quiero ya como si fueseis de la familia, por que sois más amigos que algunos amigos reales, ahí va.

El otro día os comenté en un post la maravillosa tarde que pasé enseñando mi braga-tanga (como las Aserejé: poseído por el ritmo bragantaga…) por todo el pueblo. Os dije que una vez si que las había enseñado, de verdad. Ahí va la historia.

Estábamos de marcha en Bilbo, en un bar que por muy borracho que estuvieras, era imposible que te cayeses, no había centímetro cuadrado libre, siempre habría alguien en quien rebotar. Podías hacer de bola de pin-ball, pero el suelo no lo tocabas, fijo.

Bueno el bar estaba como si regalaran las cañas. Me entran unas ganas de ir al baño de morirme. Como la norma indica, le digo a mi amiga que venga conmigo. Llegamos al baño y como 6 chicas esperando. Calculo, por las pinturas rupestres que llevan en la cara, que antes de 45 minutos no me toca. Le digo a mi amiga: Aitziber, vamos al de tíos, que yo no me aguanto. Vale, esperamos a que salga el individuo que está dentro et voilà! Nos colamos.
No se si sabéis como es el baño de hombres. Primero hay como una especie de “recibidor” donde están los meaderos, pasas una puerta y está el sitio donde hacer aguas mayores. Vamos, pis que pesa.
Le digo a mi amiga: ten cuenta de la puerta (la primera) no vaya a entrar alguien. Bien.
En esto escucho a mi amiga: que asientos más guapos! Me cuelgan un poco los pies, pero son bastantes cómodos! Nunca los había visto, no se por que en el baño de tías no los hay, con el tiempo que hay que esperar… abro un poco la puerta… me empiezo a partir, a llorar, a lágrima viva, pero de la risa: se había sentado en el meadero! Yo quería decirle que bajase de ahí, explicarle lo que era, pero no podía, no era capaz de hablar de la risa, solo gesticulaba, y ella no me entendía. Cuando se dio cuenta de todo casi le da un ataque. Toda la puñetera noche oliendo a meo masculino. Bien!

Yo sabía que aquello iba  a aparejar un castigo divino. Por mi risa a costa del mal ajeno. Y llego a los 5 minutos.

Salimos del baño, yo aún lloraba un poco. Y escucho por detrás a otra amiga, creo que era Arantza, pero no estoy segura: Isaaaaaaaaaaaaaaaaaa! Y se tira sobre mi espalda a lo Superman (no, llevaba las bragas por dentro de los pantalones, no es literal)…. me había subido las medias con la minifalda por dentro, se me quedó trabado el bajo y ahí estaba yo, con aquella falda de vuelo enseñando todo el culo, y las bragas claro. Un grupo de tíos partiéndose el culo, que después cada vez que los veía decían: mira la de las bragas…. Que humillación! Me quedó la falda tipo margarita, sí, mi culo era lo del medio, y como la falda quedó como en redondo eran las hojas. Ahora me río, por que a toro pasado… pero que mal lo pasé.


Y hoy, por que sí, por que soy una mujer que es capaz de ponerse el mundo por montera,  por que me parece que poquito a poco estoy consiguiendo muchas cosas, os dejo esta frase.



Bikos y muxus, de corazón. Agur!

2 comentarios:

  1. La que se está meando de la risa ahora, soy yo!!!. Jajajajaja. Espero que no haya mucho castigo por ello!!!. Jajajajaja.

    ResponderEliminar
  2. Hola Isa :D
    Soy Alba!! ^^
    No tengo tiempo para leerme la entrada, lo siento, es que es muy tarde... Pero el comentario es importante.
    ¡Tienes un premio en mi blog :D!
    Bueno, teneis ;)...

    Entrada: http://elbauldesorpresasdealba.blogspot.com.es/2013/06/segundo-premio-gracias-nuria.html

    ¡Besitos ^^!

    ResponderEliminar