lunes, 2 de septiembre de 2013

A LA CAMA NO TE IRÁS....

Gabon amig@s!

Empieza el año, para mí por lo menos. En 10 días empieza el cole, y con él la rutina(tan necesaria) y la vuelta a la vida normal. Ya estoy liada con libros, chandal, zapatillas, plastilina, pinturas varias... A ver como nos organizamos.

Sigo feliz cual perdiz.  Hoy con más razón. 
Ha venido a verme mi amiga Dalia. Es una de esas amigas que da igual que no veas en 1, 3 ó 5 meses. En 10 minutos nos ponemos al día y parece que hubiésemos estado ayer tomando el café. Tiene un reto importante por delante que estoy segura que va a cumplir. Se lo merece!

Hoy me ha pasado una cosa curiosísima. He ido a tomar el café a un sitio nuevo. A la hora de pagar, dice el camarero: para pagar la máquina. Me pongo a pensar que si tengo que pagar el café con la visa... pues eso, no lo veo muy cómodo.Pero no, la máquina era esta:


Seguro que ya la habíais visto, pero yo no, y la verdad es que me he quedado como si hubiera descubierto el fuego, o algo así. Según dijo el camarero, lo normal es que tú primero saques el ticket de lo que quieres en la máquina (previo pago, of course) y después el va a la mesa, recoge tu ticket y te sirve. De verdad que me he quedado patidifusa....

Por la mañana he ido a correos que tenía que mandar un paquete. Había una pareja de señores mayores que querían mandar una carta certificada. Ellos no sabían y me han pedido que lo hiciera yo. La señora toda agradecida: gracias niña, de verdad, que menos mal. Y yo realmente no he hecho nada. Me han dado una mezcla de pena y ternura increíble. Espero que cuando sea mayor, si llego, haya alguien dispuesto a ayudarme cuando lo necesite.

Y ahora para finalizar, la parida del día. Donde estoy dando el curso, una parte, está dedicada a albergue de peregrinos. A según que horas no se puede pasar por determinadas habitaciones. Cuando voy al baño a primera hora voy a uno que está lejos del albergue.Es un baño normal, inodoro y lavabo. Dentro del baño hay otra puerta que yo pensé que comunicaba con el baño donde los peregrinos se asean, y como un día, abrí ese baño y estaba un tío con to´el aparato fuera ( que cerré la puerta toda colorá y sintiéndome la monja más puritana del mundo. Como aquella señora que se ofendía al escuchar la palabra pene y tenía 10 hijos. Tal cual).El caso es que yo iba al baño en un tiempo record, y agarraba la manilla de esa puerta con tanta fuerza que los nudillos se me ponían blancos, ya que esa puerta siempre estaba junta, yo tiraba hacía a mí de ella por si otro peregrino "con to´el aparato fuera" estaba allí. Total, que esta mañana, como veo que no hay luz, abro la puerta. Qué había? Un cuarto de limpieza. Jajajajajajaj. De verdad que me reía yo sola de las movidas que me monto así, solita, sin ayuda de nadie. Si mi imaginación trabaja en años luz. Que le vamos a hacer!

Y hasta aquí por hoy.
Bikos y muxus, de corazón.Agur!

No hay comentarios:

Publicar un comentario