jueves, 3 de octubre de 2013

TODO SE CONFABULA

Gabon amig@s!

Juernes ya! Se me pasan los días a una velocidad de vértigo, y eso no está bien, por que quiere decir que me hago vieja a pasos agigantados.... tendré que comprar una super crema maravillosa que alisa arrugas, ilumina el cutis, elimina las manchas, da expresividad a la mirada, pone la lavadora, paga las letras del banco... Divine!!!!!!!!!! Como dicen en el Candy Crush...

Bien, os comento que hoy ha sido un día mierdoso desde la hora number one.
El autobús ha venido tardísimo. En esta maravillosa ciudad, cuando llueve la gente se apirola, y no sabe como conducir y ..... Cuando he bajado del bus no  corría: volaba! Aún tenía un recado que hacer.

Tenía que comprar una cosa y a esa hora sólo había abierto.... LOS CHINOS!!!!!!!!!! Vale.

Yo llevo el bolso y una bolsa en la que llevo una libreta, una botella de agua, algo para picar antes del café... Me dice la china: tienes que dejar la bolsa aquí.
- No, le digo, si tú no te fías de mí, yo no tengo por que fiarme de tí.
Vale, acepta mi respuesta, pero empieza una persecución tipo final de Beny Hill.  El chino me seguía intentando disimular y yo cada vez corría un poco más. Evidentemente, si hubiese hecho la más mínima intención de tocarme el culo, como en la serie, le hubiese abierto tanto los ojos que se parecería muchísimo a un occidental. Patético.

Encuentro más o menos lo que necesito. No es exactamente eso, pero me hace el apaño.
Voy a pagar y veo algo típico  de todas las tiendas de chinos a las que he entrado: la china viendo una telenovela china subtitulada en china... Vamos a ver si no eres sorda ( y no era el caso) que hacer viendo una novela con subtítulos en el mismo idioma????????????? Si, ya se que los chinos son un mundo aparte. 
De hecho, el otro día, el chino con el que coincido muy a menudo a la hora del café, él jugando a la máquina, le dijo de todo a la tragaperras. En chino. Yo estuve por decirle si me podía subtitular, pero estaba tan cabreado por que la máquina no le daba el especial que preferí callarme. Me alegré mucho, muchísimo de que no se llevase el premio.

Vale, llego a mi destino y a la hora del café yo tenía que hacer un par de recados. Vamos a tomar el café un grupito de gente fantástica. Pero hoy no ha podido ser.

Salgo y justo en ese momento... el diluvio! Se me había roto el paraguas a la mañana, a primera hora, con lo cual no hice ni por abrirlo (sí, ya era la segunda mojadura del día). Y ahora os pregunto: por que la gente que lleva paraguas va pegadita a la pared impidiendo que los que vamos sin él nos arrimemos y así acabar mojados como pollos? Nunca lo he entendido.
El caso es que  parece que para un poquitín de llover y pienso: que bien, donde voy me lleva 2 minutos y seguro que me libro de otra mojadura!

Alma de cántaro!!!!! Es cierto que el sitio por donde voy no es excesivamente amplio, que hay poco margen de maniobra. Por eso, hoy un coche me ha hecho la ola. Pero no la ola de: esa Isa como mola se merece una ola! No, la ola, que ha levantado una especie de arco, tipo transportador de ángulos (cuántos años!!!!!) y me ha calado hasta las bragas. Y así, como una sirena con piernas he terminado la mañana. Tenía tanta agua en la ropa, que dos horas más sin cambiarme y empezaba a criar champiñones. De verdad.

Y por hoy os dejo tranquilos.
Bikos y muxus, de corazón. Agur!

1 comentario:

  1. Mecachis, haber esperado un poco y nos invitabas a un revuelto de champi, que ocasión tan perdida...... Yo, ahce unos años en un concierto en la semana grande también se puso a llover como sino hubiera mañana y cuando llegué a casa (menos de 10 minutos) tenía mojao hasta el salvaslip (os lo juro, parecía una barra de cuarto de hinchao de agua que estaba), aún tengo pesadillas cuando lo imagino....

    ResponderEliminar