viernes, 8 de noviembre de 2013

CUALQUIER DÍA, ME ECHAN DEL SÚPER

Gabon amig@s!

Empieza el finde, y aquí sigo yo, feliz como una perdiz. Encantada de la vida. Y sí, sigo soñando. De momento es gratis.

Vamos al lío.
El otro día una amiga comentó en el face que en el Maradona había una colonia, con un olor muy parecido a las de 50 euracos para arriba y que estaba genial, por 8 euros o así.

Hoy, allí me voy yo al salir de trabajar.
Llego allí y no la encuentro por ningún lado. Pienso, nada, que se ha agotado. Sigo mirando, doy la vuelta y... tomá, ahí está. Peeeeeeeeeeeeeero, está en un envase que es una caja que trae de regalo un bolso tan, tan feo, que no se lo puedo dar ni a mis fedellos para jugar. La colonia cuesta 10 €, será por que trae una imitación mala-malísima a ese bolso de Dior que me encanta (y se que tiene un nombre) y que tiene colgando las letras de Dior y más pijaditas. Así cuadrado y precioso. Pero este era horrible.
Empiezo a mirar y no veo el probador. Lo normal hubiese sido confiar en la opinión de Leti y ya!, llevarme la colonia. Pero no, yo no soy normal, y esto lo sabemos todos.
Sin soltar el bolso, el paraguas tamaño sombrilla familiar y la cesta del súper, me pongo a abrir la caja. Por supuesto, la abro por el lado incorrecto y lo primero que me sale es el bolso. Empiezo a tirar por el plástico y aquello parecía que se había quedado atascado. Por fin consigo sacar la colonia. La abro. La huelo. Me gusta.Mucho. La intento guardar y plaf se me cae al suelo. Debe ser de un cristal más duro que la cara de Montoro, por que no se ha roto. Viene la chica:
-Le ayudo?
-No, que me voy a llevar el pack (pensando en tirar el bolso en la primera papelera que encontrase).
En esto que me giro y veo la colonia, sola, con un probador delante. Biennnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn, escondo la caja como puedo (no en el mismo sitio, que estaba toda descolocada) y empiezo a probar..... pruebo una, y otra y otra... Cuando he llegado a la caja tenía un mareo que ni una botella de Licor 43. Eso sí, he llegado a la parada oliendo un montón. No se a qué, pero un montón.

Estos días ya no bajo con la chica que solía bajar, que ella tiene cosas que hacer por la tarde. Muchas veces bajo en el bus.
El bus... fuente inagotable de inspiración...
Desde hace tiempo coincido con una chica. Es jovencita. Y se, positivamente, que no la conozco.
El caso es que yo me la quedaba mirando por que la veía algo raro en la cara.
Ah, tengo que aclarar que es choni. Pero choni, choni. Vamos "Cum Laude" en chonismo.
A lo que iba. Yo veía algo raro... y ayer por fin, descubrí algo que no se como no había visto antes: la forma de las cejas. Y digo que no se como no lo había descubierto antes por que es común a todas las chonis. Las lleva así: ^ ^, si. como los ojos del gato ese chino que mueve todo el tiempo el brazo, pues tal cual. Eso le da una expresión a su cara .... uhmmmm, difícil, digamos. Por no hablar de ese moño.... ese moño por dios! visible desde el Google Earth!!!!!!!!!!!! Lo de la raya del ojo me produce espasmos, así que, como no quiero empezar a sudar, hasta aquí llegamos.

Bikos y muxus, de corazón. Agur!

2 comentarios:

  1. Bueno, pues no te quejes, que en el Mercadona ni tan mal. A mi de siempre me ha encantado ir al corte ingles a ver cosméticos y perfumes pero es que las dependientas te atacan por todos lados, que es que te hacen parecer una delincuente, Eso sí cuando realmente las necesitas no las encuentras por ningun lado.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Has ido a un supermercado que se llama Maradona? Juas juas juas
    Yo trabaje muchos años hasta hace poco en el corte inglés y es que nos obligan a perseguir a la gente! Yo soy de firma y es verdad que cía do se necesita al alguien del corte nunca se encuentra!
    Un besazo

    ResponderEliminar