lunes, 27 de enero de 2014

COCHINADAS

Gabon amig@s!

El post de hoy es... un poco "guarrete". Así que si estáis cenando, dejar una cosa o la otra. El que avisa..

Hace un par de días fuí a dar un paseo con mi hermana.
Nos sentamos en un banco. Estamos hablando y al poco ella toca algo debajo del banco, que era???????????? Un chicle pegado!!!!!!!

Ole, ole y ole. Yo me empecé a reír por que ella de pequeña también lo hacía. Y después iba yo como una lercha: mamáaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, Silvia ha pegado un chicle en el joyero!!! Siempre los pegaba en el mismo sitio. Que inocentiña que era.

Después yo voy al baño en un local. Hasta la cosa más simple, a mí se me complica.
Llevaba una chaqueta de esas que se atan con una lazada. No tiene botones. El caso es que como me marca mucho la barrigola, pues llevo el cinturón anudado en la espalda. 
En el baño, según me agacho... zas! el cinturón se mete en la puñetera taza. La chaqueta es gris clarita, y se notaba descaradamente que el cinturón estaba mojado. Sí a mí también me dio un asco de morirme, pero no voy a tirar la chaqueta.
A parte de esta maravillosa anécdota, os diré que la puerta del baño no cerraba.
Ahí estoy yo, haciendo mil equilibrios para:
- que no me vuelva a caer el cinturón.
- sujetando con un pie la puerta, para que nadie la abriese.
- escuchando cualquier mínimo ruido, no vaya a ser que...
- intentando que los bajos del pantalón no tocasen el suelo, que solo me faltaba ir oliendo a meos por todas las partes de mi cuerpo serrano
y por último, y no menos importante...
- atinar para que el pis cayese dentro de la taza, no golpeando los cantos del inodoro, ya que eso habría hecho que la salpicadura mojase la poca dignidad que me podía quedar, haciendo de este modo que también tendría el culo del pantalón, junto con la braga mojado.

Y tras esta maravillosa odisea, confirmo que de casa se sale comido y habiendo pasado por el baño, para no tener percances...

Hoy, hasta aquí, que me voy a ver a Chicote.

Bikos y muxus, de corazón. Agur!

3 comentarios:

  1. Macho, lo que no te pase a ti no le pasa a nadie, yo no sé que habría hecho con la chaqueta porque es fuerte, fuerte!!!!!
    Mi hermano tiene un humor muy retorcido y a mi casa venía una señora a limpiar, pues mi brother para ver si limpiaba o yo que sé para que lo hacía, debajo del secreter que había en su cuarto pegaba un chicle y la pobre mujer lo quitaba, así tres dias a la semana durante años, hasta que un día el muy ..... puso un cerco con rotulador alrededor del chicle y escribió: Como te agaches más te joderas el cuello. El chicle no se toca. Y desde ese día la santa dejó de quitar el chicle, si siempre ha tenido un humor muy suyo el chico.........

    ResponderEliminar
  2. Yo me he meao de la risa, a mi me ha pasado casos parecidos.

    ResponderEliminar
  3. Yo habría pasado frio pero la chaqueta no la llevaba puesta jajajajajj que ajjjjjjjjjjjjco por diosssss jajajaj

    ResponderEliminar