domingo, 26 de enero de 2014

DESPEDIDAS

Boas noites amig@s!

Hoy no iba a escribir post. Estoy un poquito chof. He ido al funeral de un tio muy querido.
Pero, por eso, precisamente, voy a hacer un par de apuntes.
Esta va a ser una entrada muy, muy cortita.

Me pregunto, y de verdad, no encuentro la respuesta, por que la gente va a los tanatorios como quien va a una fiesta. A una verbena. Al bingo.

Yo odio todo el tema relacionado con la muerte. Me da miedo. Mucho. A pesar de que estuve "allí". O tal vez por eso.
Yo sólo voy a los funerales con el corazón. No voy para  ver y ser vista. No va conmigo.
Del mismo modo que no voy al cementerio el 1 de Noviembre y me dedico a ver que bonitas están las camas eternas de los familiares que queremos.
No. Yo voy al cementerio el 3 de julio a llevarle flores a mi padre. El día de su cumpleaños. Y no vuelvo hasta el año siguiente. No me hace falta tenerlo delante para hablar con él.

Hoy, en el tanatorio, un familiar del difunto ha tenido que llamar la atención  hasta 3 veces al personal para que se callasen y respetasen el rezo. 
Hasta por megafonia  han pedido silencio. La gente es muy poquito respetuosa. Es más, no tienen en cuenta el dolor de la familia.
Me parece de una falta de educación tan, tan grande que dan ganas de empezar a llamar por megafonía,si, pero con nombre y apellido a cada uno de los que no sabe respetar el dolor ajeno.

No tengo mucho más que decir. 
Cuando mi tía, hermana de mi madre, en el cementerio, bajando la caja ha dicho, rota de dolor:  Ay Danieliño, nosotros marchamos, pero aqui dejamos lo mejor, se me ha roto el alma. 
Son muchos años juntos, y mucho amor.
Hoy sólo Agur.

PD: Hasta siempre tío, seguro que papá te ha ido a abrir la puerta.

5 comentarios:

  1. Lo siento mucho cielo, un besote

    ResponderEliminar
  2. Lo siento mucho. Que razon tienes: hay quien solo va a ser visto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lo siento muchísimo.
    Animo y por aquí me tienes si necesitas algo.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Yo tengo una cosa clara, paso de tanatorios y de cementerios. Cuando yo falte quiero que hagan lo que hemos hecho mis hermanos y yo con mis padres, irnos a comer al sitio que más les gustase a ellos y ponernos a contar anécdotas divertidas o simplemente recuerdos. Yo antes tenía miedo a que muriera alguien cercano a mi, pero cuando murió mi padre no sé como ni porqué, me transmitió paz y desde entonces lo veo todo distinto. Eso si, cuando yo muera no vayas al tanatorio porque no va a haber nadie, la puerta cerrada, y luego las cenizas al mediterráneo, para seguir viajando toda la eternidad!

    ResponderEliminar
  5. Ya sabes que lo siento muchísimo, Isa.
    Siempre es un shock cuando alguien cercano muere. Más aún si era una persona querida.
    Lo de la mala educacion es endemico en este pais. Hay que acostumbrarse.

    ResponderEliminar