jueves, 6 de febrero de 2014

EL FIN DEL MUNDO ERA ESTO

Boas noites amig@s!

En primer lugar, un apunte acerca del post de ayer. Bueno, tiene relación.

Esta mañana, encima de la mesa de la cocina estaba el Hola, cuando mi máxima se ha levantado a desayunar. Se queda mirando y me dice:
-mami, que vestido más feo( lo poco que se veía del de la novia).
-si, a mi tampoco me gusta nada.
-tú ibas más guapa...
Yo, que no me veía los pies....
-claro cariño, le digo, por que te llevaba a tí dentro....
Y así, hemos tenido un empiece de mañana fantástico.
Pero eso no indica que todo el día  fuese a ir igual.

Tenía que ir al centro. Sí o sí. 
El tiempo como seguro ya sabéis, está enfadado no se con quién, pero llevamos 2 meses que nos sale el agua por las orejas. El agua, el viento, el frío... y esto no tiene pinta de para por ahora.

Subimos mi costilla y yo. 
Cogemos un paraguas, le digo.
No hace falta, aparcamos al lado.

Bien, este ha sido mi primer error. Fiarme de él.
El aparcamos aquí se traduce en 100 metros corriendo como Usain Bolt, lloviendo como si se fuese  a acabar el mundo en un minuto, con un viento que flipas y un frío que ni en el polo norte.
A voz en grito le digo a mi costilla: voy por aquí, para atajar....
A mi me había que rebanar la cabeza para no pensar. De verdad... El por aquí ha sido que he querido cruzar por una especie de jardín por el que habíamos pasado muchas veces. Estaba muy pisado y la tierra estaba dura. Pero hoy, hoy.... en cuanto lo he pisado he empezado a jurar en hebreo. Tremendo charco he pisado que aquello parecían arenas movedizas. Tenía tanto barro desde los pies hasta las rodillas que he estado por  montar una alfarería.

Así, llegamos a donde teníamos que ir. Era a una Consellería de  la Xunta. Y amigos... lo mejor está por contar.

Ahí entro yo, con el plumas largo chorreando agua, las gafas llenas de gotas que no se como no me he comido la puerta, que veía menos que un gato de escayola, con los pantalones, que eran negros en su origen con una manchas color marrón clarito a modo de lunares que lucían muy elegantes. 
Lo mejor  ha sido cuando he entrado en el baño, con todo el pelo pegado a la cara que parecía el tonto de Torrente (cualquiera de sus películas) y cayéndome agua por la cara como una catarata.
Me limpio las gafas salgo del baño y al empezar a andar me doy cuenta de que mis botas hacen como un ruidito: chof, chof, chof....
Imaginaros, con estas botas no me entra agua por ningún sitio, pero como son de media caña, cuando me he metido en el charco el agua entró y después.... Y a todo esto, mojada hasta las bragas.
Lo mejor de todo es que cuando empiezo a mirar al resto de la gente veo que todo el mundo está igual. Empapado y secándose como puede las gotas que no eran, precisamente, de sudor. Aquello parecía "La casa de los peces"
De hecho he estado por preguntar si era el día mundial sin paraguas o todo el mundo ha sido tan retrasado como la menda que ha  pensado que era impermeable. Pues no, que lo sepáis que los humanos, muy a mi pesar, no somos impermeables.
Después de todo el rollo deciros que me han atendido 2 funcionarios encantadores. Si, si que los hay, y da gusto tratar con ellos. Digo esto por que aunque me suelo encontrar con lo  peor de cada casa, también hay fantásticos profesionales. Como en todos los sitios.

Os contaré que aquí lleva tanto tiempo lloviendo, que los gallegos estamos por patentar este maravilloso método de secado de ropa:


Dicho esto, he decidido tomarme algo calentito y acurrucarme en el sofá a ver Cuéntame. Espero que mañana no amanezca con tos, mocos y en fin... ya sabéis.

Bikos y muxus, de corazón. Agur!


4 comentarios:

  1. jajaj asi ha llegado hoy mi chico de un recadito de nada aqui al lado jajajja, yo ni he salido de casa, es más no he sacado a las perras, me he preparado el cubo de la fregona y listo, que con este temporal ya tengo a la yorkie con faringitis y no os cuento como es darle antibióticos a la perrita.....lucha libre americana, menos mal que es un yorkshire y no un pitbull sino me parece que se las iba a dar si abuela jajajja

    ResponderEliminar
  2. Durante los 18 años que viví yo en Santander todo seguido, siempre pensé que era una vaga redomada porque no salia de la cama ni a tiros...era la lluvia, el frio, el viento. Acurrucaíta estás mejor!

    ResponderEliminar
  3. Yo de esta emigro, Charo por favor adóptame , quiero salir de esta pecera ya!
    Aquí no se puede llevar paraguas si no quieres salir a lo Mary PoPins

    ResponderEliminar
  4. Sólo quería decirte que te estoy leyendo a las 9:30 de la noche, que estoy escuchando como llueve (Ourense), el viernes nos mudamos a Vigo (mi ciudad) y llevo unos días medio deprimida y ahora mismo leyendo varias de tus entradas me he reído muchísimo. Gracias.
    Pd. Por favor, que se acabe ya este tiempo de M****a.

    ResponderEliminar