domingo, 23 de marzo de 2014

LOS HIJOS

Gabon amig@s!

Mañana lunes, again, enhorabuena a los que, felizmente, tenéis un trabajo.

Bueno, antes de nada, quiero pedir perdón por si alguien se siente ofendido por este post. No es mi intención, en ningún caso faltar al respeto a nadie. Ahora veréis a qué me refiero.

El 21 de este mes, ha sido el día del Síndrome de Down. Desde hace varios días antes leo muchos artículos relacionados (aunque parezca que estoy siempre de guasa, yo leo mucho, también es verdad que mucho menos de lo que quisiera, y leo sobre muy diversos temas), y me llega de manos de una amiga una noticia relacionada con una chiquita down de 26 años que se llama Anna Vives. Esta chica ha conseguido, con una maravillosa ayuda, crear una letra nueva. Entiendo que estaría hasta los mismísmos de la Times New Roman....por que yo también lo estoy. La letra es preciosa. Mezcla mayúsculas y minúsculas, y el resultado es maravilloso. Esta niña también ha escrito un libro, " Si crees en mí, te sorprenderé". Me maravilla de sobremanera cualquier avance de alguna personita a las que les cueste un poco más que al resto, estar en la senda "normal" (defíneme normal...).

Y ahora... la segunda parte, por la que he pedido disculpas anticipadas y me reitero.He escuchado varias veces decir, a las madres que tienen un niño con down, o con discapacidad, o con cualquier otra cosa que no es lo que viene marcado como "normal" (vuelvo a lo mismo, defíneme normal), algunas (pocas) dicen: este hijo es una bendición, estoy encantada de haberlo tenido, ha sido maravilloso...

Pues no, no me lo creo. Y os hablo desde mi experiencia. Desde mi punto de vista y desde mi angustia.
Todos, todos, todos, sin excepción, queremos hijos guapos, listos, altos (lo de si tengo una niña ,quiero un niño, me parece de una soberbia suprema, a lo mejor por que yo, que he llevado mis embarazos por alto riesgo, he visto a muchas mamás, o futuras mamás, salir llorando como magdalenas de la consulta, y tú allí, calladita, sin decir que lo tuyo, de momento, iba bien) y sanos. Sobre todo sanos.Por eso no me cabe en la cabeza lo de " qué maravilloso es todo desde que tenemos a este niño". No, lo quieres, por supuesto,es tu hijo, pero tiene que ser muy difícil. Y ahora os cuento como me sentí yo, rozando el límite.

Cuando ingrese´ para dar a luz a la máxima, hace 9 años largos, parecía que conmigo habían descubierto la pólvora. Tuve la mala (yo creo que buena) de que aquella noche , sólo parí yo, bueno a aquella hora, con lo cual tenía como 4 gines, 5 matronas, 2 pediatras , anestesistas... aquello parecía el camarote de los hermanos Marx. Cada persona que entraba, era informada: la madre es lupus... y yo a repetir: que no, que soy piscis.... ni puto caso.
El caso es que entre primeriza, ignorancia, dolor y cansancio, mi niña vino con sufrimiento fetal ,y con un Apgar penoso. No la escuche llorar hasta pasados un par de minutos, en otra sala, porque se la llevaron volando. Podía haber venido con miles de complicaciones que se empezaron  a descartar con las horas.

Cuando estaba embarazada de mi media, como tenía 36, me dijeron que a  partir de los 35 había que hacer la amniocentesis. Y le digo la médico: y si he cumplido ayer los 36 cambia el tema en 2 días? como hasta hace poco, el médico que había era como una máquina de esas de: diga claramente lo que quiere, n le hemos entendido. O sea, te contestaba en base a estadísticas. Gracias a Dios, se ha jubilado.
El caso es que voy a mi reuma y le pregunto: Antonio,que te parece...Pues que no pierdes nada, y que entre el saco de medicación y ese lupus raro... hazla. 
El día que me la hice lloraba. Me toco una doctora que me ha llevado mis 3 embarazos, y que algunos dicen que es un poco arisca, conmigo cojonuda. Le digo: estoy muerta de miedo, acojonada, quiero llorar.... me coge la mano.
Me dicen que tengo  que esperar una semana. Que pase por el clínico o llame.

Paso la peor semana de mi vida. No duermo, no como, no vivo...Y llega el lunes... Y yo, que soy capaz de enfrentarme a un ejército de Orcos, no tengo los santos cojones de ir al Clínico para saber el resultado de la prueba.  Y una vez que se marcha mi marido a trabajar y me quedo sola, me preparo un infusión con 3 paqutitos de tila y con los dedos temblando, llamo al hospital. 
Y cuando me dicen que todo está normal, empiezo a llorar para soltar la angustia que me llevo comiendo una semana, y llamo a mi marido llorando, de alegría.
Por eso creo que  los hijos son una bendición, siempre, pero todos, sin excepción, los queremos sanos.

Ufffffffffffffffffffff, menudo rollazo no??????? joer, que no puedo estar tanto sin escribir que me pongo "honda" o  profunda, como queráis, jjajajaj.
Bueno, pues para quitar un poquitín de hierro al asunto, y acabar, al final ,con una sonrisa. Mirad, mentes incrédulas, como hay un montón de gente honrada, y doctorados en el arte de escribir bien. Que estáis de un incrédulo...

Y venga, a seguir con el partido, que debe estar interesantísimo, por que ni coches pasan...

Bikos y muxus, de corazón. Agur!

3 comentarios:

  1. Lo primero de todo no es ningún pecado decir lo que uno piensa. Segundo..... está claro, que a lo hecho pecho... es decir, todo depende, para mi, de la minusvalía que tenga tu hijo, porque yo cuidé hace muchossssss año a un niño con Sindrome de Down cuatro veranos y era el tio más listo, cariñoso y majo que he visto en mi vida. Es una preocupación para los padres pero en este caso también es una bendición porque, y hablo del S de Dawn..... gracias a Dios hoy en día pueden hacer una vida bastante independiente, estudiar y todo.
    Otra cosa es si tu hijo tiene parálisis cerebral o algo así que las pobres criaturas no se enteran de nada, en esos casos es una losa sobre ti toda la vida, los quieres pero no es la vida que se merece nadie (y hablo por ello).
    Por lo demás para mi no creo que haya nada de verdad malo malo como eso porque todas las demás minusvalias son una tonteria (se de que hablo). Mientras el niño se comunique contigo, se exprese y lleve una vida "normal" (fíjate en el niño de Bertin Osborne), yo si que creo que cuando lo aceptas te das cuenta de todo el amor infinito que dan esos niños.
    PD: como todo en esta vida.... si tienes dinero llevas mejor todo, más ayuda, más oportunidades, médicos prodigiosos.....

    ResponderEliminar
  2. Para nada ofendes.
    Como madre de un hijo discapacitado, con sordera profunda bilateral. Lo que se dice sordo profundo para que me entiendas.
    A German le quiero con locura, le admiro por todo lo que va consiguiendo, por la fortaleza que tiene. Si es maravilloso. Pero me hubiese gustado que no hubiese sido sordo.
    Ahora mismo con 18 años y cuando se mete la gente con el porque no pronuncia algunas palabras bien me gustaría que me hijo fuese como otro chico normal.
    Como mi hijo mayor.
    Que no quiere decir que si tuviese que pasar por lo mismo lo pasaría.
    Pero tienes razón todos queremos que nuestros hijos sean perfectos.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pues de ofender nada, mis niñas están sanas pero ahora mismo estoy trabajando con personas que por un motivo u otro no lo están, hay algunos Down, algunos de ellos los mas listos otros con problemas añadidos, otros sin el down pero con retrasos mentales desde leves a profundos, y se les quiere igual, pero deseariamos que estuvieran sanos y a ser posible que pudiesen llegar a ser independientes, que como no es el caso de los mios, pues se sufre, porque los hijos duelen, desde que los das a luz ya te empiezan a doler todas sus cosas, que si un golpe que si un suspenso, que si un corazon roto, no me puedo ni imaginar lo que dolera tener a un niño que sabes que jamas saldra adelante por su cuenta. Besotes reina

    ResponderEliminar