miércoles, 9 de abril de 2014

MI MODA

Gabon amig@s!

Llegó mi momento relax para sentar el culete delante del ordenador y empezar a contar...." Isabel, vida y milagros"....

Ya he explicado en más de una ocasión mi tendencia, casi enfermiza, a hacer el ridículo en las situaciones más inverosímiles. Hoy no iba a ser menos, bueno el otro día...

 Voy a la frutería (a la misma donde se me caen las naranjas). Está muy cerquita de casa, pero tengo como unos 50 metros en los que el arcén es minúsculo, y yo voy arrimadita del todo a una especie de barandilla de hormigón... por qué??? Pues porque es una bajada y los camiones bajan endemoniados, y yo me arrimo no vaya a ser que  me aplasten...
Pero vamos por partes.

El otro día mi madre me regaló unos leggins. Son de un azul eléctrico que me gusta mucho.
Me los pongo con un blusón larGo, y como hacía un poco de fresquito, una camiseta de lycra por debajo.
No, yo no soy Lovely Pepa y esto no es un blog de moda. Es para ponerse en antecedentes. Visualizar lo que os estoy contando...

Salgo de casa con la mínima y a los 5 minutos me doy cuenta de mi error...
Los leggins, a pesar de ser de una buena marca y de mi talla, me aprietan hasta el alma, con lo cual tengo la sensación de que de un momento a otro, se van a aparcar en mis rodillas, una vez que superen la lorza de la barriga....para colmo de males, la camiseta que he elegido se me enrolla... hacia arriba.
Entonces...nos centramos: tengo unos leggins nuevos que se me bajan por que me aprietan alma, corazón y vida. Una camiseta de mierda que quiere vivir la vida loca dejándome las lolas al aire... y sigo empujando el carrito de la mínima.

Bien.... dejo a la niña con mi suegra... y ahora volvemos al caminito de la frutería...
Como os decía, ese pequeño trayecto en el que yo arrimo, arrimo para que un camión no me aplaste... como si valiese con arrimar.. pero no.

Voy tan, tan pegada al muro de hormigón y tan deseosa de salir de ese trocito que al final, casi llegando,  el lateral de la bota me engancha y me caigo a cuatro patas... en una carretera con mucho tráfico de 3 carriles...por suerte no paró nadie.. por que ahí estoy yo, mirando pa´Cuenca, intentando levantarme con toda la dignidad posible, y como una gilipollas, me empiezo a reir... bendito humor! que hace que (casi) cualquier cosa sea motivo de guasa.
A todo esto me noto los leggins como si me hubiese cagado, o sea, empezando a bajar por el orto....la camiseta, a estas alturas, debía esta en  el cuello...
Sigo andando hasta llegar a la fruteria, pensando... por que coño todo esto me pasa a mí(todo esto! menudo drama!), no podía irme peor, pienso... pero si, siempre puede, dice la ley de Murphy..
Miro al suelo y en la caída, se me ha despegado la bailarina, y así voy, dando verguenza, con los leggins por las rodillas, la camiseta por encima de las tetas y arrastrando el pie como si fuese coja para que no se vea que no tengo suela en los zapatos...
 No es de extrañar que al llegar a la fruteria, la chica me vea desorientada y me pregunte: quieres algo?
 Si, resetear mi vida....

En fin, que por hoy, hasta aquí...
Bikos y muxus, de corazón. Agur!

9 comentarios:

  1. Por lo menos no paró ningún bendito camionero para ayudarte a levantar... Eso hubiera sido lo peor, la dignidad de una por los mismisimos suelos!

    ResponderEliminar
  2. De verdad que sí! Por que mirando pa´Cuenca ya estaba, sólo de faltaba darme...Ay por Dios! que le explico? que estoy buscando la lentilla? llevando gafas es poco verosimil...jajajaj

    ResponderEliminar
  3. Ay que aquí todos duermen y yo no puedo parar de reírme. Ya sé que está mal reírse de los otros chica. Pero es que hay que tomarse la vida así, con humor, que ya basta toda la gente amargada que hay por el mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, nada de está mal reírse de otros.... si lo cuento aquí es porque, después de que ha pasado, yo también me he reido, y quiero que la carcajada sea compartida. Qué menos!

      Eliminar
  4. Te estaba leyendo y veía a Lina Morgan en sus mejores momentos. Ese momento de antología fué desperdiciado por los pobres conductores porque si se llegan a fijar bien hubieran visto Cuenca y sus casas colgantes saliendo de la camiseta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que has estado aguda! Las casas colgantes, dice...

      Eliminar
  5. Bueno chica.. es una bendicion leerte a primera hora, por lo menos empiezo el dia con una sonrisa.. Yo como Charo, veo a Lina Morgan.. jajajaj

    ResponderEliminar
  6. Yo también me he tenido que reir bajito pa no despertar a la niña y parecer una loca a ojos de mi marido...gracias por las risas!!!
    besos
    Diana

    ResponderEliminar
  7. Con un dia de retraso, pero las risas se han oido igual. Creo que todas nos sentimos identificadas.
    Yo no, por supuesto, a mi esas cosas no me pasan nuuuuunca! ;D
    Mu buena, ISa!!!

    ResponderEliminar