martes, 7 de octubre de 2014

NI PUEDO CON TODO... NI LO PRETENDO!

Buenos días amig@s!

Más de un mes sin pasar por aquí...no tengo una excusa concreta y tengo todas las del mundo...Por fin me he dado cuenta de que no soy superwoman, y he decidido bajar un poco el ritmo....Desde que estoy con este curso, no llego a todo, y por desgracia....el blog ha sido el más perjudicado... Claaaaaaaaaaaaaro, no voy a dejar  de lado a mis hijas, ya que entonces, esas brujas que me tildan de malamadre, tendrían comidilla de sobra para un mes....así que la elección estaba claro.

Aunque como soy un poco cabezona.... ya veremos como lo arreglo. Aunque no pueda estar aquí diariamente, como antes, a ver si un poco más a menudo, podemos.

Por cierto... a raíz de esto de atender a mis hijas y tal... El otro me encuentro con un señor al que conozco de vista. Jamás he hablado con él, ni hola ni adiós ni no me toques las palmas que me conozco...
Me dice:
- Te puedo decir una cosa sin que te parezca mal?
Cuando me dicen así es como cuando alguien te dice: mira, sin ofender...y acto seguido te van a llamar fea, tonta, gorda o cualquier otro piropo agradable e ilustrativo.

Le digo que sí...
- Oye es que tus hijas....las 2 pequeñas son iguales a tu marido, la mayor se parece a tí, pero las otras....clavaditas...

Me quedo mirándole, pensando en porque me va a parecer mal que mis hijas se parezcan a su padre...que pasa?? es feo? mala persona? un delincuente? gasta millones con tarjetas opaca y no me lo dice??' ( ah, no, que eso es ser delincuente, a no ser que seas banquero o pertenezcas a alguna junta de señores bien... entonces se llama: me paso por el forro de los cojones vuestro problemas económicos, y me gasto "tó  esto que no es mío" a vuestra salud, la misma salud que os quita el banco).

Como el señor no se había quedado satisfecho, y en pro de alimentar su ego con una dosis extra de psicología que yo, por supuesto, no le había pedido, sigue...

-Te voy a decir otra cosa, es que tú.... tienes el síndrome del rapto

Yo, a  cuadros, observando por donde me iba a salir el individuo..

-Sí, mujer, es que tú estás demasiado encima de tus hijas, que tienes miedo a que te las lleven y...

Veréis, este es el típico tío que supones que es gilipollas (estás casi segura) y que en cuanto abre la boca confirma esa primera impresión.
No me molesté ni en contestarle. Le dije a mis niñas:
- Vamos chicas, que parece que estamos en Mujeres y hombres, por la tontería y eso...

Y me fuí.

No se si soy una madre controladora, supongo que sí, como (casi) todas... ya tendrán tiempo de volar solas....

Es más.... para que veáis como se buscan la vida mis hijas... El otro día estoy con la mínima y le doy un pica-pica, una golosina de esas que vienen en una cajita.

Le digo: Ainhoa, deja que te doy yo, que se te va a caer.
- Ya ze ma caído, por la barriga...
- A ver trae, déjame ver... pero donde.
- No, por  dentro...

Pues muy bien hija, que mientras que te caiga por dentro de la barriguita, todo bien.. jajjajaj

Y por hoy, me despido. Tengo mucha crónica social por comentar... alguna, cuando escriba el post, seguro que ya se ha casado y separado 2 veces... Poquito a poco.


Bikos y muxus, de corazón. Agur!

2 comentarios:

  1. Pero ¿cómo no vas a estar pendiente de tus hijas con lo pequeñas que son todavía? Yo no tengo hijos, y cuando voy con amigos que sí los tienen vamos todos pendientes de los chavales, que a la que giras la cabeza no es que los rapte nadie, es que te lían una bacalá de cuidado. Para perderlos de vista.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo cuando alguien me pregunta si me puede decir algo sin que me ofenda, directamente desenfundo las pistolas...
    Un beso guapa!!!

    ResponderEliminar